es | eu | en | fr

150 Años del Nacimiento de Emilio Azarola Gresillón (1872-1964)

Archivo Real y General de Navarra

09/09/2022 - 30/09/2022

Emilio Azarola nació en Tafalla el 31 de julio de 1872. Tras cursar estudios de ingeniería en Madrid, regresó a Navarra para iniciar una ingente actividad profesional e industrial centrada en la producción y utilización de energía eléctrica. En este ámbito publicó artículos sobre ingeniería, participó en la fundación de empresas como Electra Aoiz, S. A., proyectó y dirigió obras de centrales hidroeléctricas como las de Valcarlos y Mendigorría, e inclusó llevó a cabo iniciativas en materia de transportes como el Electrovía del Bidasoa (vehículo de tracción eléctrica que hacía la ruta entre Vera de Bidasoa e Irún) o el anteproyecto de ferrocarril eléctrico entre Pamplona y Logroño. El prestigio alcanzado por Azarola, reforzado al convertirse en funcionario del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, le permitiría ser elegido vocal de la Cámara del Comercio y de la Industria de Navarra y también ser designado concejal interino del Ayuntamiento de Pamplona durante un breve periodo.

Con el advenimiento de la II República, Emilio Azarola sumaría a la notoriedad alcanzada por su faceta profesional la lograda por su actividad política como destacado militante del Partido Republicano Radical Socialista. Precisamente, Azarola sería elegido alcalde de Santesteban, localidad a la que había trasladado su residencia tras casarse con Escolástica Echeverría, natural de dicha villa, en las elecciones municipales de 1931, comicios que darían pasó el 14 de abril a la proclamación de la II República. Su mandato como alcalde tendría como elemento más señero la culminación de la construcción del frontón Bear Zana, habilitado para la tradicional modalidad de juego a largo con guante (laxoa), para el que el propio Azarola diseñó un ingenioso sistema de rebote giratorio a través de una pared móvil sobre raíles. Sin embargo, además de a nivel municipal, la actividad política de Azarola tendría tempranamente también resonancia nacional tras ser elegido diputado por Navarra en las elecciones a cortes constituyentes de 1931, donde participó en los debates y aprobación de la Constitución de la República Española de 1931 e integró las comisiones parlamentarias de Hacienda y de Presupuestos.

Pero sería el 19 de junio de 1932, en la asamblea de ayuntamientos vascos y navarros convocada en el Teatro Gayarre de Pamplona para aprobar el proyecto de estatuto vasco-navarro, cuando Azarola protagonizaría uno de los momentos más relevantes de su vida política y de mayor trascendencia para el devenir institucional de Navarra. Antes de la asamblea, Emilio Azarola había apostado por un estatuto propio para Navarra, erigiéndose en voz principal de los republicanos y socialistas navarros que rechazaban la conformación de una autonomía conjunta con las provincias vascas. Y el 19 de junio, ante el intento de la presidencia de la asamblea de dar por aprobado el proyecto de estatuto conjunto sin proceder a su votación argumentando que el no haber solicitado ningún representante turno de palabra a favor o en contra del proyecto suponía su aprobación, Azarola intervino para respaldar la queja del alcalde de Pamplona, Nicasio Garbayo, que solicitaba poder votar. En un clima de enorme tensión e insultos, la perseverancia de Garbayo y Azarola en sus protestas, con este último afirmando "no he conocido, ni pienso conocer asamblea deliberante donde se crea que el no tomar la palabra en pro o en contra supone una votación", llevó finalmente a la presidencia de la asamblea a realizar la votación nominal de todos los representantes municipales que dio como resultado el rechazo mayoritario de los ayuntamientos navarros al proyecto de estatuto conjunto.

Posteriormente, tras ser nombrado ministro su hermano Antonio, Azarola desempeñaría la jefatura de la Secretaría Particular y Política del Ministerio de Marina, reintegrándose después a sus labores de funcionario, siendo destinado en mayo de 1936 a la Junta de Obras del Puerto de Santa Cruz de Tenerife, como ingeniero director.

La Guerra Civil afectó trágicamente a la familia de Emilio Azarola. Su hermano, el contraalmirante Antonio Azarola, sería fusilado en la Base Naval de Ferrol tras permanecer leal a la República y negarse a sumarse a la sublevación. Por su parte, su hija Amelia, que había contraído matrimonio con el aviador y fundador de Falange Española Julio Ruiz de Alda, sería encarcelada y su marido ejecutado en la matanza de la Cárcel Modelo de Madrid.

Tras alcanzar la jubilación, Azarola continuaría escribiendo artículos de ingeniería y participando por algunos años en proyectos de desarrollo hidroeléctrico hasta su fallecimiento, ocurrido en San Sebastián el 13 de octubre de 1964. 

Acceso libre y gratuito.

Lugar: Galería Baja

Horario: Todos los días de 10:00h. a 14:00h. y de 17:00h. a 20:00h.