es | eu | en | fr

In Memoriam

02/11/2020
In Memoriam
Pedro Iturralde, Premio Francisco de Javier 2017

El 1 de noviembre nos abandonaba Pedro Iturralde, compositor e intérprete de jazz. Siendo el más brillante de su generación, admirado en España y venerado en Estados Unidos, se sentía profundamente navarro.

Tuvimos oportunidad de conocerle en 2018, en su casa de Madrid, a raíz del interés que demostró en que su obra se conservara en el Archivo de Navarra, donde a mediados de 2017 se había creado el Archivo de la Música y de las Artes Escénicas. Apasionado como era con su música, en largas tertulias en compañía de su mujer, Paquita, fuimos testigos de su amor por todo lo que Navarra representa. Se sentía marcado por su apellido, con el que hacía ocurrentes referencias a su propia vida.

Su conversación, siempre rica y variada, docta y académica, a la vez que divertida, estaba plagada de anécdotas de su vida de pequeño con su familia en Falces, su marcha a Portugal, su servicio miliar, sus contratos en el norte de África y en el Líbano, su estancia en Grecia (fuimos testigos del conocimiento de su lengua) y su etapa americana, donde dio un vuelco su formación y se reveló su leyenda.

En un impulso generoso, que no fueron pocos en su vida, donó a Falces su piano (declaró que nunca había tenido un piano como aquel, ni siquiera el que lo sustituyó).

Reconocido mundialmente, también el Gobierno de Navarra le brindó un homenaje en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid. Allí declaró, emocionado, su amor a Navarra, a la que había donado su archivo.

A sus noventa años, no dejó de componer e interpretar. El escenario le insuflaba vida, lo vigorizaba. En su casa, cuando le preguntábamos por el contenido de esas carpetas azules, junto al piano, declaraba que allí estaban todas sus obras, desde que nacía la inspiración hasta que, dándoles forma, las consideraba maduras. Eran, en sus palabras, las niñas de sus ojos.

Nunca olvidaremos el suave y profundo tarareo de tus composiciones más excelsas.

Pedro Iturralde, maestro y amigo, descansa en paz.

Retour à la liste